Glaucoma – El asesino silencioso de la visión

Redacción: Ernesto L. Collazo Batista, M.D., F.A.A.O. 

La enfermedad ocular conicida como la glaucoma es una de las causas mas importantes de ceguera en Puerto Rico. Anualmente mas de cinco mil personas quedan ciegas por la glaucoma en Puerto Rico y los Estados Unidos.

Se estima que mas de 100 mil personas en Puerto Rico padecen de esta condición y no lo saben. Esto se debe a que la glaucoma no produce síntomas visuales como visión borrosa o dolor; por lo que se le llama el asesino silencioso.

¿Qué es la glaucoma?

La academia americana de oftalmología defina la glaucoma como una enfermedad donde se atrofia o daña el nervio óptico - el nervio que conecta el ojo con el cerebro. Esto generalmente sucede como resultado de un aumento en la presión del ojo.

¿Quiénes son las personas más suceptibles a contraer esta condicón?

Aquellas que:

  • Han tenido algún familiar con glaucoma
  • Son mayores de 40 años de edad
  • Alguna vez sufrieron una lesión o golpe en el ojo.
  • Toman o han tomado esteroides

¿Qué deben hacer aquellas personas que caen dentro de este grupo?

Se recomienda que cualquier persona que caiga dentro de una de estas categorías se examine con un oftalmólogo u optometría anualmente. Durante esta evaluación el médico le tomará una medida de la presión del ojo y examinará el nervio óptico. De haber sospecha que la persona sufre de glaucoma se hace una prueba conocida como el campo visual para evaluar cuanto daño, si alguno, ha sufrido el nervio óptico.

¿Cómo se trata la glaucoma?

Gracias a los avances tecnológicos, es raro que un paciente bajo tratamiento pierda visión. El tratamiento inicial se basa en el uso de medicamentos en forma de gotas que se echan de una a tres veces al día . Si las gotas no fueran suficiente para controlar la presión del ojo se procede hacer un Laser. La ventaja del laser está en el hecho de que se hace en la oficina, dura solamente dos o tres minutos y no causa dolor. Este láser es exitoso en controlar la presión en 85% de los pacientes. En los raros casos donde las medicinas y el laser no son suficientes para controlar la presión del ojo, existen métodos de cirugía convencionales.

La glaucoma se parece a la diabetes en que no se cura sino que se controla. Por lo tanto es sumamente importante que los pacientes de glaucoma se vean con su oftalmólogo tres vecez al año y que se evalue la función del nervio óptico con la prueba del campo visual una vez al año.

Ya que el daño causado por la glaucoma no tiene arreglo, la mejor cura para esta enfermedad es la detección temprana. Juntos podemos detener a este asesino silencioso.

Leave a reply